Y pensar…

Y pensar que chasquea Dios los dedos y una canica que no estaba estalla en carcajadas y surgen de ella no sé cuantos miles o millones de universos, así, tan gratuitamente, galaxy-11098_1280y en uno de ellos danzan asteroides y cometas, planetas e incendios circulares, y hay agujeros negros que te dicen que te engullen y que se cargan el espacio tiempo, como para decirnos que no sabemos nada, sino lo que está delante de nuestras narices, y que en uno de esos valses tan del siglo XIX corteja un planeta a su dorada estrella, y en él, equilibrio inestable, han pasado las horas con una rapidez tan increíble que ya no están los dinosaurios ni los mamuts ni los sumerios, y en este mismo instante nos hemos encontrado, dos apenas entre miles de millones. Y pensar…

-Así es la vida -me dirás-: milagro.

Anuncios
Y pensar…

Un día más

Cada mañana, cuando despertamos, nos incorporamos de nuevo a nuestra propia biografía. No es que al dormir nos abandone la vida: esta sigue latiendo, pero en estado de inconsciencia, de imágenes que caprichosamente juegan a componer historias inconexas con nuestros recuerdos.

Me despierto: la noche aún alienta más allá de la ventana. Alguien, desde el oscuro y callado firmamento, se dispone a asistir a un nuevo episodio de mi historia.

-Ayer no me dejaste ir por donde yo quería.

No escucho su respuesta, pero de alguna manera se me revela:

-Era más emocionante por donde yo decía.

Sonrío. Mientras me aseo, porque aseado hay que ir a la aventura, pienso en el día que me espera: un episodio más en mi biografía. En mi biografía compartida, adivinada desde una insondable eternidad que en mí -alienta el misterio- se hace tiempo, acción, novela.

Un día más