Desengaño

 
Logroño, nostalgia y vino.
Nocturno bandoneón: tango y gemido.
 
Por tu sonrisa
derramé mis anhelos
de espuma y mar. Y por tus labios,
¡ah, por tus labios!,
de mi pecho el clavel
sangró sin lazo.
 
Logroño, vino y nostalgia:
desengaño de ti,
racimo y clavo.
 
Ensayo de poema (juego)
después de oír un tango en una esquina 
de la calle Laurel, Logroño
Desengaño