Dolor, barbarie


Me sorprende la red con las noticias del atentado en Brindisi. De momento, han fallecido dos jóvenes, y otras dos se encuentran en grave estado. Las sospechas apuntan hacia la mafia.

No me puedo explicar un odio tan grande como para que alguien asesine a nuestros hijos. Hijos a los que, en la mayoría de los casos, no les ha dado tiempo a ser culpables de nada ante la sociedad. Hijos inocentes. A veces niños. El recuerdo doloroso de los horribles atentados de Noruega y los más recientes de Francia nos asaltan. Y los de la infancia víctima de los conflictos que asolan el mundo, y de la explotación en trabajos de muerte o en las redes de la prostitución.

Maldita sea la avaricia, malditos el odio y el agoísmo, y los inteseres económicos o políticos que nos ahogan con la sangre de los inocentes.

En medio del vértigo provocado por tragedias como la que hoy nos sacude, seguimos clamando por el respeto sagrado a la vida humana en todas las etapas de la vida, desde que es concebida hasta que da el salto a la eternidad. Mientras, solo nos queda compartir el dolor de unas familias que de manera bárbara y criminal se han visto privadas del rostro alegre del ser que más aman.

Dolor, barbarie

2 comentarios en “Dolor, barbarie

  1. Arancha Roldán dijo:

    Ese desprecio por la vida es consecuencia de la mentalidad materialista que nos domina. En esta época de crisis económica, pienso en otros niños que son víctimas inocentes de la especulacion de los mercados. Que ven la impotencia, la desesperación y la deseperanza de unos padres que pierden su trabajo. Creo que todo está relacionado.

  2. Gloria Lamas dijo:

    El ser humano es el único animal que hostiga y mata sin que medie una necesidad física imperiosa; es una de nuestras lacras, es inherente a nuestra condición; así como lo es el instinto de venganza, la ambición y algún otro. La función de los valores superiores es mediar para paliar y refrenar ese instinto, para detener la espiral violenta del ser humano, para que racionalice y mire a su alrededor,…. y ¿ donde están yendo a parar los valores en esta sociedad en que nos ha tocado vivir? ¿ Qué estamos haciendo para retomar ese freno natural que impida que salga de la persona sus peores instintos?.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s